Procesos para bajar el contenido de arsénico

Existen numerosos procesos para bajar el contenido de As en el agua; la elección del más apropiado depende de:

 El volumen de agua a tratar y la concentración inicial de As en la misma.
 La velocidad requerida para el tratamiento.
 La cantidad de usuarios.
 El tipo y volumen de residuo generado por el tratamiento.
 El costo del tratamiento y la tecnología y los medios económicos disponibles para su empleo.

Se mencionan a continuación los tratamientos de uso más frecuente.

1. Coagulación – precipitación – filtrado. La coagulación consiste en la transformación de una sustancia soluble en otra insoluble, mediante reacción química, la precipitación es la sedimentación del coágulo o floc por acción de la gravedad y el filtrado, la eliminación del floc por retención en un filtro. En definitiva lo que se intenta es la coagulación del As soluble y su posterior eliminación por sedimentación, filtrado, o la combinación de ambos procesos. Esta técnica es la que más se ha utilizado en el mundo y para ello se emplean sales metálicas como coagulantes, entre las que se pueden mencionar: sulfato de aluminio; sulfato, cloruro e hidróxido férricos; cal o cal hidratada.
Dado que la remoción de As5 es mucho más efectiva que la de As3, de presentarse este último, generalmente se lo oxida previamente a la coagulación.

2. Adsorción. Proceso electroquímico por el que una sustancia en solución es fijada por una partícula sólida. Al respecto resultan muy efectivas como adsorbentes las arcillas, especialmente las ferruginosas (lateritas), con las que se han alcanzado, a nivel de experiencia piloto, disminuciones en el contenido de Arsénico mayores al 95%.

3. Intercambio iónico. Es un proceso físico-químico por el que se produce un intercambio de iones entre los contenidos en el agua y en el sólido (lecho). Para la fijación del arsénico se utilizan resinas a base de sulfato en el caso del As5 y de nitrato para el As3.

4. Ósmosis. Se basa en el empleo de membranas semipermeables que permiten el paso del agua, pero que retienen gran parte de las sustancias en solución. La eficiencia en la retención de los solutos depende del tamaño de los poros o huecos que componen la membrana. De los diferentes tipos de membranas, las más utilizadas son las que se emplean en el proceso de ósmosis inversa, con poros entre 0,005 y 0,0001 micrones de diámetro. La ósmosis inversa implica el pasaje del agua a través de los microporos de la membrana, para lo cual deben aplicarse elevadas presiones (10 – 20 bares). Esta técnica también permite la disminución de otras sustancias indeseables cuando se presentan en concentraciones elevadas como: fluoruros, nitritos, nitratos, metales, hidrocarburos, plaguicidas, sulfatos, cloruros, sales totales, etc.

El mayor inconveniente de la ósmosis inversa es su costo elevado, debido a la energía necesaria para producir el pasaje y el que deriva de la propia membrana filtrante. Además, genera un importante volumen de agua de rechazo, altamente salinizada y contaminada.

Publicado el enero 15th, 2012

There are no comments.

Name*: Website: E-Mail*:

XHTML: You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>